dimarts, 1 de desembre de 2009

Filosofía Disney, em compro "Etiopía" per posar-hi la piscina...



Las ultralujosas islas de los famosos se hunden
Angelina Jolie y Beckham se quedan sin su paraíso en Dubai

ÁNGELES ESPINOSA - Teherán - 30/11/2009



Angelina Jolie y Brad Pitt van a tener dificultades para disfrutar la isla privada que hace dos años compraron en The World, una de las urbanizaciones más exclusivas del planeta que se está construyendo en Dubai. O se estaba construyendo, porque las obras están paradas. Los problemas crediticios de ese emirato ponen en entredicho el futuro de los megaproyectos inmobiliarios que habían atraído no sólo a esa pareja, sino a otros muchos famosos como David Beckham o Naomi Campbell, en busca tanto de un lugar especial en el que refugiarse como de las ventajosas condiciones fiscales que ofrece la ciudad-Estado.


La crisis del emirato paraliza las obras de una exclusiva urbanización

Todo empezó con una palmera. No una datilera cualquiera, sino The Palm, un complejo residencial en forma de palmera que desde 2001 se está levantando sobre islas ganadas al mar frente a la playa de Jumeirah. El increíble proyecto supuso el lanzamiento de Nakheel Properties, la rama inmobiliaria de Dubai World, el consorcio público con el que el jeque de Dubai, Mohamed bin Rachid al Maktum, quiso hacer de su emirato el centro del mundo y que hoy debe 60.000 millones de dólares. En una esquina del desierto de Arabia, sin apenas petróleo y con escasos atractivos naturales, había que echar mucha imaginación para llamar la atención.

El éxito de la idea fue tal que Nakheel, que en árabe significa palmera, enseguida puso en marcha otras dos urbanizaciones gemelas en Yebel Ali y Deira (hoy parada). Pero no contentos con convertir la antigua costa de los piratas en un palmeral, los promotores se lanzaron a construir The World, un conjunto de 300 islas que dibujan el mapa del mundo, e incluso planearon The Universe, un atlas del sistema solar.

Los ricos y famosos se convirtieron en el objetivo obvio. La tentación era imposible de resistir para aquellos con bolsillos a la altura de sus egos. Dubai les ofrecía tener no sólo su propia isla, sino su propio país o estrella. La privacidad está asegurada porque las propiedades sólo iban a ser accesibles con barco. Además, cada una se tunea al gusto del cliente. Y todo ello libre de impuestos.

Enseguida un desfile de caras conocidas empezó a frecuentar el emirato y calculadas filtraciones daban cuenta de que Jolie y Pitt iban a hacerse con Etiopía o que Sir Richard Branson, el propietario de Virgin, aspiraba a ocupar Inglaterra, y el cantante Rod Stewart, Escocia. Aunque no hay datos precisos de las cantidades entregadas a cuenta por famosos u otros inversores no tan célebres, la reserva de las propiedades exigía el pago del 70% de su valor, que variaba en función del tamaño. El responsable del consorcio que compró Irlanda por 38 millones de dólares en 2007, se suicidó a principios de este año.

1 comentari:

Clidice ha dit...

massa poc que diria aquell. Haurien de perdre més encara!