dilluns, 19 d’octubre de 2009

i semblen tant bones persones...


19/10/2009

Una diócesis norteamericana podría quebrar por las acusaciones de abusos sexuales
Redacción
La diócesis católica de Wilmington, en el estado norteamericano de Delaware, ha solicitado la protección por quiebra, después de recibir más de 140 acusaciones de abusos sexuales cometidos por diversos sacerdotes de la sede.

Según un comunicado divulgado a través de la página web del obispado, el obispo de Wilmington, Francis Malooly asegura que desde que fue nombrado obispo de la diócesis el año pasado, ha estado negociando un acuerdo con los demandantes. Sin embargo, y ante el comienzo de los juicios contra los sacerdotes acusados, el obispo asegura que no ha tenido ninguna otra opción "para proveer el tratamiento más justo posible a las víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes de nuestra diócesis". La demanda de protección se ha hecho pública un día antes de que se iniciara hoy el juicio civil contra uno cura apartado del sacerdocio.

En la presentación ayer ante el Tribunal del distrito de Delaware, la diócesis estimó sus activos entre 50 y 100 millones de dólares, y calculó sus pasivos entre 100 y 500 millones.

La diócesis de Wilmington se ha convertido así en la séptima diócesis de los Estados Unidos que busca protección por bancarrota.