dimarts, 21 de juliol de 2009

amb deu en contra (i pagant indirectament) aquest any ho tenim fatal...


CAROLINE CELICO PRETENDE LLEVAR A MADRID LA IGLESIA EVANGÉLICA A LA QUE AMBOS PERTENECEN
La mujer de Kakà asegura que "Dios colocó el dinero en manos del Madrid" para contratar a su marido

* La esposa del flamante fichaje del Real Madrid relaciona al poder divino con la llegada de Kakà al conjunto blanco

21/07/09 - 17:26.



Caroline Celico, esposa de Kakà aseguró en la Iglesia 'Renascer en Cristo' que Dios colocó el dinero necesario en manos del Real Madrid para que el equipo de Chamartín pudiera fichar a su marido por 65 millones de euros.
CAROLINE CELICO

"Fue una gran bendición porque el Señor nos quiere allí, en Madrid"

La mujer de Kakà es pastora de esta Iglesia evangélica en Brasil y su intención es abrir otra en España. "Vamos a intentar abrir una iglesia allá porque existen vidas que necesitan oír este testimonio. Es eso lo que nos motiva, es eso que nos alegra mucho", asegura en su discurso.

Celico, además, manifestó que el deseo del Señor era que Kakà juegase de blanco. "Dios colocó el dinero en manos de quién, del Real Madrid, para contratar a Kaká. Fue una gran bendición porque el Señor nos quiere allí, en Madrid", agregó Celico en un discurso que probablemente fue impartido a finales de junio y que ha sido difundido a través de internet estos días.

"Mientras papá marca goles, nosotros vamos a aplastar el diablo"

En ese mismo vídeo, Celico pregona con su hijo en brazos que "mientras papá marca goles, nosotros vamos a aplastar la cabeza del diablo".

Kaká, uno de los feligreses de estas congregaciones más conocido en todo el mundo, suele exhibir abiertamente su fe y celebrar sus goles señalando al cielo, e incluso le dio a su iglesia de Sao Paulo el trofeo de la FIFA que lo reconoce como mejor jugador del mundo.

Las congregaciones evangélicas son las que más han crecido en Brasil en los últimos años a costa de una decreciente mayoría de devotos católicos. De hecho, pasaron de representar el 6,6 por ciento de la población brasileña en 1980, a cerca del 17 por ciento en la actualidad, con unos 30 millones de fieles, según diversos estudios.