divendres, 20 de febrer de 2009

la prendries dilluns o divendres?


¿Una pastilla para olvidar?

Investigadores holandeses sugieren que un medicamento para la hipertensión puede borrar los malos recuerdos

Anna Solana | 20/02/2009 | Actualizada a las 01:07h | Gente y TV

Ya se ha estudiado y publicado. Varias veces. Con el mismo impacto en los titulares y las mismas preguntas éticas. En el 2005, científicos de la Universidad de Cornell (Nueva York) aseguraron que el uso de un medicamento betabloqueante para tratar la hipertensión, llamado propranolol, podía borrar los malos recuerdos en casos de estrés postraumático.

En julio del 2007, LiveScience se hacía eco de la misma noticia, pero con un estudio llevado a cabo en las universidades de Harvard i McGill (Montreal).

Los resultados de los experimentos de Cornell se publicaron en Nature y levantaron ampollas éticas en varios sectores por las implicaciones que tiene manipular la materia que conforma la identidad de la persona.

Estos días, la misma revista publica otro estudio más con el mismo fármaco, esta vez realizado por unos investigadores holandeses que se muestran más cautos y sólo afirman que los resultados obtenidos son importantes para "la comprensión de los recuerdos persistentes en individuos con problemas emocionales".

De ahí a utilizar el medicamento para tratar los desórdenes de estrés postraumático, todavía hay un trecho, aclara el Dr. Merel Kindt, líder del proyecto de investigación. De hecho, el científico explica que lo que consigue el propranolol es mitigar la intensidad emocional de ciertos recuerdos que provocan miedo, pero no borrarlos.

Para llegar a tal conclusión, el equipo de Kindt creó artificialmente un recuerdo aterrador, asociando imágenes de arañas con una suave descarga eléctrica en las muñecas de los 60 voluntarios que participaron en el experimento. Un día después, una parte de los participantes tomó el propranolol y la otra un placebo, antes de que les mostraran de nuevo las imágenes. Por supuesto, los que ingirieron la droga mostraron menos temor que los demás.

Pero, según afirma el profesor Neil Burgess, del Instituto de Neurociencia Cognitiva, en la BBC, esto sólo demuestra que los betabloqueantes reducen la respuesta de sobresalto que puede mostrar una persona ante una amenaza. Tal vez porque el efecto del medicamento es precisamente bajar la presión, reducir el ritmo cardíaco y aliviar el temblor de las manos.

En el portal de psiquiatría Psychcentral insisten en que el propranolol no bloquea las malas experiencias sino "un temor asociado a una imagen creado artificialmente". No hay más, dicen. De momento, los recuerdos sólo se borran en las páginas de las novelas o en el cine. Memento.